Kriztian Valente

"Gramatología"

 

Quiero a través de estas palabras girar indefinidamente.

En esta danza

el verbo en forma de espiral se contornea, siempre está en movimiento.

No existe palabra vacía.

Quiero a través de estas palabras desde el silencio decir nada.

En este canto

las consonantes se agrupan consentidos y con buen tempo.

Existe una honesta distancia entre lo que me visto y sueno.

¡Desespera!

Mil disculpas [H] te eché de menos junto a una vocal.

Quiero a través de estas palabras dibujar la verdad

y no simplemente abstracciones.

Debo confesar:

No me gusta el tiempo

Porque es la peor invención que ha creado nuestra ignorancia.

Quiero a través de estas palabras atravesar tus palabras

Que no te engañen los adjetivos

que te clasifican,

describen

y califican.

Los únicos honestos

son los adverbios

que saben que no saben

que son eternos

por su ser ambiguo

y su mente.

Ojalá todo obtuviera

sí, la realidad sin exageraciones

el universo también,

tan solo con una simple palabra.

Es evidente.

Se ve con tanta claridad,

no hay discusión con que sea un sujeto.

Aunque a veces me usurpan como un pronombre

Es más,

soy remplazado como un sustantivo,

mas siempre soy aceptado.

Dicen que busco mediante un predicado

llenarme de prudencias y complementos.

Quiero a través de estas palabras

adorar a la vida en sus distintos matices.

No hay mayor objeto de dualidad tan sinvergüenza,

que la palabra misma.

Fatal y vivificador, son los vestigios que usa.

Ojalá nunca en manos equivocadas ella caiga.

Que alguien salve a la muerte

con un beso y una rosa,

pero no uno cualquiera,

sino uno sincero.

De esa manera,

jamás piense en abandonar su labor de poeta.

El fin es siempre con un buen punto.

 

"Mi casita del bosque"

Mi casita del bosque

está construida con mucho esfuerzo

tiene columnas de esperanzas

y la cubre una gran sombra de amor.

Mi casita del bosque

tiene cien palmeras de aguajes

que la custodian

del viento cuando salgo a cazar.

Mi casita del bosque

son como las rosas

que en cada crepúsculo

esparcen sus perfumes a lo largo del prado.

Mi casita del bosque

es tan pequeña como la casita de un colibrí

mas en ella caben tantos forasteros

como en la mansión de un gran rey.

Mi casita del bosque

danza con el viento y con la lluvia

es de gran calma y perfecta recompensa

para los amantes.

No existe otro lugar

como la paz que yo pueda abrigar

como el abrigo que se siente

en mi casita del bosque.