Walter Panduro Ruiz

"Muhdúhjané ííñújima míamúnaa píívyene"

 

Íhdéuvúvané tsá ííñuji íjkyatúne; tsanééreváne nújpakyo íjkyáné allúrí tsamééré naavémú íkyahíjkyáhi. Aanévané Píívyéjí Niimúhé íihnáhó iúújétso ípívyejtsó tujkénúéné iiñújí wállé mujpáñédú nééjií. Aanévané ííñuji mújpañédú nééjí tújketu pákyoomu, pííca, báñehe, ííbíihye ijchívyéhi; tsíímávámeíhi. Aanévané tsúúca páneere óóveta ípívyéévétsihvu, “Óóvetájí Niimúhe”, díllómeííbye.

Aanévané páneere óóveta imyéénúróne díllómeííbye: “¿Íveenáami óóveta ó meenu múubárá óóvéityúne? Ó ípívyéjtsoó míamúnáájpiíkye”. Ehdúváa iñééne ííñúbatu ípívyéjtsoobe tujkénúéné míamúnáájpiíkye, “Iámé Niimúhe”, némeííbyeke. Ároobévané tsá dííbyeke cáhcújtsotúne. Íllurévané dííbyé ehnííñevu iíjtsúcunúmeíñe tsá dibye ájcúnéhjiri dííbyema dibye íhjyúvahíjkyatúne. Áánélliihyévané Píívyéjí Niimúhé dííbyeke túwáchuhjácó cúúvéné iiñújí pañévú, dibye ióóve bájúháñé pañe íjkyáne nééva; ahdújucóvané dibye bájú pañéré íjkyane. Áánemávané ipíívyé ííñújí íllíkye iájcúroji iwájpolláróne píínévu píkyoobe, tétsihdyu májchota míamúnáadívú itsáhíjkyaki.

Ááné boonévané úniibye ííñújí allúvu; áánetúvané íwaajácú bañéhé iiñéhi. Aanévané ipáhé idyóíháñúnetu méénuube míamúnáájpí bajcúne; áánetúvané páálláhotu dócohmúcuube íhyúmií; niñéreváne báñéhé aamínetu wáúmíñuube dííbyejpi. Áábekévané íbañéwari uubócuube tsúúca míamúnáajpíjyuco, “Núúbúmú Ihchúba”, némeííbye. Áábekévané ájcuube páneere ítsíeménevu dibye ityéhmeki. Áábekévané, “Pííné Ánméí Niimúhe”, meménuube dibyévané ihjya méénútsihvu. Aabévané íúmihe méénútsihvu, “Píínéé Wákimyéí Niimúhe”, díllómeíhi.

 

Aabévané wahájchota iíjkyáróne nééhií: “Ó íjkyáiyá tawálleéma”. Áánélliihyévané Píívyéébe néé dibye baajúriu icáátso íwájyú bájkyeri, aane cáráájí pañévú ipíkyoone dibye iwátájco újícó áámiri. Áánemávané neébe: “Uke tene ‘Llíhij’, díllócooca botsíi ú paayúcuúhi”. Ahdújucóvané dibye baajúriu íwájyú bájkyeri cáátsone, ááne mááhoba cáráájí pañévú ipíkyóóne wátájcoobe újícó aamíneri. Áábekévané, “Llíhij”, tene díllónéllií, “Wáhaj”, áñújcuúbe. Áánemávané pááyúcutéébé ájtyumí imíwu nééne walle dííbyema ípívyeevéne; áállekévané, “Pííné Májchotájimééwa”, dílloóbe. Áámútsidítyuváne míamúnáajpi llíyaaté ííñújí allúvu.

 

Aanévané áyáhréjuco íínuji míamúnáadívú néénéllií tállúriácoobe úmewádu ipíívyé iiñúji. Aanévané tsúúca kéémeebe, íjtsiiménémúhaabe mítyane llíyaatéébé, ipíívyé iiñújí túútávatúné téhménéllií Píívyéébe níwaavé dibye bóóádu íiiñújí iwámóaácoki. Áájí allúvuváne neebe dibye éhnííñevu illíyaatéki. Árónáacávané neebe paíjyuváré dííbyema dibye iíhjyúvahíjkya ííbii, máániuu, úmewaa íjkyánéhjiri, diityéké dibye ityéhmehíjkyaki.

Étsihvúréhjáa ó cúmaíñú taalléroúvú oke Ííñúji Píívyé úúbállénáaáca.

Walter Panduro Ruiz

"Origen de la tierra, los alimentos y el hombre"

Antiguamente no existía la tierra; solo había muchas aguas, sobre
las cuales reinaban espíritus demoníacos. Entonces, Creador de la Tierra, para demostrar su soberanía, creó la primera tierra que tuvo forma de senos de la mujer y del pezón de aquella tierra que tenía forma de mamas nacieron la yuca dulce, la mandioca, el tabaco y la coca. Cuando todo fruto de la tierra fue creado, el soberano se denominó, “Dios Creador de los Alimentos”. Después de crear la cementera, se preguntó: “¿Para qué hice los frutos si nadie los va a comer? Por lo tanto, haré un ser humano”. Dicho esto, creó al primer ser humano del barro de la tierra, cuyo nombre fue “Dios de los Animales”. Pero esta criatura resultó ser muy desobediente. Creyéndose superior el hombre no se comunicaba con su creador usando los frutos con que lo aprovisionó. Por esta razón, Creador de la Tierra lo expulsó de un puntapié hacia las oscuras tierras, donde se alimenta solo de frutos silvestres; y desde entonces él habita en la oscura selva, únicamente. A continuación, el creador volvió a la tierra que había dado a su primogénito y lo colocó entre el cielo y la tierra, de donde provienen todos los alimentos para los seres humanos.

 

Momentos más tarde, escupió sobre la tierra; y de este esputo brotó el tabaco de su sabiduría. Cortando el tallo del tabaco hizo los huesos de un nuevo ser; luego, cogiendo una porción de masa de yuca formó su rostro; finalmente, creó su piel con las hojas del mismo tabaco. A continuación, con el tabaco de su sabiduría sopló aliento de vida en él, transformándolo en un nuevo hombre llamado, “Garza de la Paciencia”; en cuyas manos puso toda su creación, para que lo administrase. Cuando el nuevo hombre hizo su casa, el creador lo llamó “Dios de la Construcción del Medio Mundo”. Y cuando terminó de hacer su chacra, el hombre se denominó “Dios Laborioso del Medio Mundo”.

 

Después de vivir solo por un tiempo, se dijo: “Quisiera tener una compañera”. Entonces, su creador ordenó que rallase una yuca no venenosa con raíz de la cashapona, y colocara la masa dentro de un hongo y lo cubriera con hojas de plátano. Luego, le indicó: “Cuando escuches que te llame “Papá”, entonces, lo abrirás”. En seguida, ralló una yuca no venenosa con raíz de la cashapona, cuya masa acopió dentro un hongo, recubriéndola con hojas de plátano. Cuando escuchó el murmullo de, “Papá”; él, contestó, “Madre mía”. Entonces, abrió la batea de barro y halló la masa de yuca transformada en una hermosa mujer para él, a quien llamó “Madre de los Alimentos del Medio Mundo”. De esta pareja se multiplicó la raza humana sobre la faz de la tierra.

Como la tierra quedaba corta para los seres humanos, que aumentaban vertiginosamente, él expandió su tierra en forma de sal silvestre. Cuando envejecía, aumentando su prole y cuidando sin perjuicios la tierra de sus orígenes, el creador ordenó que extendiera su tierra en forma de boa. Sobre esta tierra, el Creador le dio potestad de seguir procreándose. Sin embargo, le ordenó que tendría que comunicarse constantemente con él usando la coca, el tabaco y la sal silvestre; para que su misericordia nunca se aparte de ellos.

Ahí me quedé dormido cuando mi extinta abuela me contaba sobre la Cosmovisión Bora.