Kriztián Valente 

"Hormiguita solidaria"

Hormiguita solidaria vas ágil sobre la mesa,
tal vez ¿buscas algún tesoro? o ¿solo vagas bajo tus afanes?
Llegaste al punto de olvidarte del descanso, siempre pensando en tu quehacer.
Eres muy diligente, te agrada que tu rostro brille cubierto de perlas de agua.
Te enseñas a ti misma, te recuerdas siempre que tu recorrido en este mundo es corto. Incansable labor te ha sido a ti misma encargada. Solo agradecimiento hay en tu corazón. Tus accionar es la base de tu fe.
Hormiguita, ya no trabajas solitaria, ahora tus colegas tiene sacarosa que comer,

todavía tu juventud se muestra ágil sobre la mesa a pesar del tiempo,
tu labor nunca cesa, el dolor de tu cuerpo despertó otras criaturas.

Hormiguita, te he preguntado tantas veces,
¿Por qué haces lo que haces?
Tu respuesta humilde se refleja en tu alteridad,
es que el fuego ardiente de tu fuerza, resuena cual milagro de redención,
aun de indio y campesino pobre.
La curiosidad te liberó de la ignorancia, del pesimismo y de la brutalidad.

Imploras en tu naturaleza el sentido de la vida.
Afirmas:
suceden los milagros sobrenaturales,
inicia en el interior, con el hambre y la insatisfacción.
No existe el tiempo propicio para asumir la indignación.
Sabes que está sucediendo cuando te despiertas,
ojalá no sea demasiado tarde cuando lo descubras.
Es evidente que tu fe es hecha obra, y ya no andas solitaria,
Hormiguita,
Tienes una legión que te acompaña
y juntas se dirigen a encender las mechas de cada corazón.